Suscríbase a nuestro boletín para recibir un resúmen de las noticias en su casilla de correo electrónico.

9 Años del aniversario de la protesta pacífica en Beijing, a 9 años de las mentiras del PCCh

El 25 de abril de 1999, Falun Gong fue noticia en todo el mundo cuando más de 10 mil practicantes se reunieron en Beijing para apelar al Gobierno Central Chino para solicitar que detuvieran la persecución en contra de ellos. Pidieron que libertad para poder profesar su fe en paz, como lo garantiza la constitución china, y terminar con los abusos y calumnias en contra de la disciplina. No obstante la respuesta de las autoridades fue todo menos pacífica. 

En estos años pasados, esta apelación pacífica fue a menudo citada erróneamente como el motivo para la prohibición oficial de la práctica, tres meses después (en julio de 1999). Mientras tanto, el flujo de propaganda del PCCh describiendo la protesta como la “toma” de la ciudad que estremeció a las autoridades ha agregado confusión al asunto. Dado que el grupo permaneció tranquilo y silencioso, sin armas, y que las tomas de video muestran el camino, la entrada y la salida, e incluso el costado izquierdo sin obstruir, la retórica del régimen de una ciudad “tomada” es absurda.

Las investigaciones han concluido que la protesta puede haber sido en realidad alentada y manipulada por las autoridades para poder generar un pretexto y crear un escenario para una campaña a gran escala de represión y exterminio.

El encubrimiento del SRAS expone un patrón de mentiras mortales

El encubrimiento de la epidemia del SRAS en China, el cual permitió que la enfermedad se dispersara libremente nos recuerda que las noticias que chinas provienen del régimen comunista. Debido a esto, los inversores en el mundo recuerdan por qué es un riesgo construir una fábrica o abrir una franquicia en China.

Si Beijing miente sobre algo tan serio como una crisis de la salud pública de su propio pueblo, ¿cuán fiables son las estadísticas económicas que publica? Los especialistas opinan que la tragedia del SRAS no es solo un “paso en falso” del liderazgo en Beijing, sino un problema endémico del régimen, y del ex líder Jiang Zemin en particular, de quien se cree todavía mantiene el poder del estado totalitario, manteniendo una obsesión por el poder por arriba de los intereses y de las mismas vidas del pueblo.

“La tragedia del SRAS demuestra la voluntad para mentir del régimen chino y de difundir propaganda para su propio beneficio, incluso la vida de millones de personas corren peligro,” explica el vocero del Centro de Información de Falun Dafa en Europa, el Sr. Meter Jauhal. “Por más de 9 años hemos visto la severa persecución del este régimen en contra de Falun Gong para luego mentir y difundir propaganda para engañar al mundo. En ambos casos es el mismo patrón, y supone una amenaza temible no solo para China sino para el resto del mundo.”

El régimen de Jiang Zemin creó leyes para legalizar su campaña en contra de Falun Gong, mientras que al mismo tiempo inventó historias para demonizar la práctica. Esto trajo como resultado que muchos chinos en el continente y occidentales fuera de China, participaran de manera pasiva en este genocidio, ayudando a difundir la falsa información. A pesar de la vasta campaña de propaganda del PCCh para desacreditar a Falun Gong, la evidencia sólo demuestra el amplio uso de torturas y persecución por parte del estado, el cual no hace más que negarlas sin fundamento.

Jiang planeó restablecer su poder redirigiendo la acumulada frustración pública hacia un grupo inocente y pacífico. Estableció la “Oficina 610”, una fuerza de policías de civil para eliminar a Falun Gong, colocando a Luo Gan como se jefe. Nueve años de persecución han dejado cientos de familias destrozadas, un número indeterminado de muertes por torturas, y Jiang Zemin acusado por crímenes en contra la humanidad en las cortes de muchos países. 

Los peligros de la propaganda

Las mentiras de los ‘líderes’ chinos han dado como resultado muertes que no debían haber ocurrido, y que muy pocos fuera de China saben. Ahora el PCCh se enfrenta con las consecuencias de las mentiras hechas por aquellos en el poder.

Solo cuando la verdad sobre la vidas inocentes perdidas en manos de este régimen se revele, podrán los daños creados por sus mentiras y propaganda ser medidos.

 

 

Share article:   Digg   Facebook   Delicious   Stumbleupon