¿Quién le disparó a David Liang?

Practicante de Falun Gong recibe balazo durante la visita de funcionarios chinos conocidos por ser responsables de múltiples asesinatos de practicantes de Falun Gong en China

Nueva York (CIFD) – ¿Quién le disparó al practicante de Falun Gong David Liang la semana pasada en Sudáfrica? Esta pregunta está atrayendo la atención internacional y exponiendo a la luz los antecedentes notorios de dos funcionarios chinos que estaban visitando Sudáfrica en ese momento.

 El 28 de junio, nueve practicantes australianos de Falun Gong, incluido David Liang, llegaron a Sudáfrica para ayudar a los practicantes locales a crear conciencia sobre la persecución de Falun Gong, así como el papel concreto de los dos funcionarios chinos visitando Sudáfrica: el vicepresidente Zeng Qinghong y el ministro de comercio Bo Xilai.

Los practicantes tenían la intención de llevar a cabo una conferencia de prensa para exponer al público y a los medios de comunicación de Sudáfrica los crímenes de los dos funcionarios, así como entregarles citaciones legales.

Mientras estaban en camino de Johannesburgo a Pretoria, alrededor de las 8:30 de la noche del lunes, un coche blanco con tres ocupantes los alcanzó y dispararon por lo menos cinco dispararos al vehículo. El conductor, David Liang, un ciudadano australiano, fue hospitalizado con heridas de bala y su coche quedó deshabilitado con el incidente.

¿Quién es David Liang? ¿Cómo es que los que dispararon, que siempre son libres identificaron a su blanco? ¿Por qué escaparon inmediatamente después de disparar, sin robarles nada? ¿Cómo es que los que dispararon obtuvieron los rifles AK-47? ¿Era coincidencia que dos funcionarios, Zeng y Bo, estuvieran visitando Sudáfrica esa semana –dos funcionarios responsables de tortura y homicidio de un gran número de practicantes de Falun Gong en China?

El siguiente análisis expondrá a la luz a estos dos funcionarios, el vicepresidente Zeng Qinghong y el ministro de comercio Bo Xilai, y explorará cómo estos disparos pueden encajar en un patrón más amplio de asedio y violencia conducido fuera de las fronteras de China como parte de la campaña de Jiang Zemin para “erradicar” a Falun Gong en todo el mundo.

Dos grandes violadores de los derechos humanos visitan Sudáfrica

El señor Zeng Qinghong es considerado uno de los hombres más poderosos en China. El apodo que Zeng tiene entre sus colegas en el partido comunista se traduciría como “el asesino de la máscara negra”. Nació en 1939, hijo del ex director de la oficina de asuntos internacionales chino-soviéticos, Zeng siguió a Jiang Zemin a Beijing después de la masacre de Tiananmen en 1989 y se convirtió en su mano derecha y su consejero personal.

Zeng es conocido por emplear equipos electrónicos para controlar a miembros del partido comunista chino en sus oficinas y en casa. Varias fuentes en China sostienen que él cuenta con información “delicada” que guarda para lograr favores y controlar a miembros del partido. Es sabido que Zeng ha contratado a pandillas de criminales para atacar a activistas pro democracia que están en Taiwán y en Hong Kong. Recientemente tres presentadores de programas de conversaciones en la radio de Hong Kong, conocidos por su postura pro democracia, han renunciado a sus puestos debido a amenazas de muerte.

Desde 1999 al 2002, Zeng tuvo, entre otros puestos del gobierno, el mando del departamento de organización del partido comunista chino. En ese papel, él ordenó personalmente que todos los miembros del partido comunista tomaran parte en la persecución de Falun Gong para “probar su lealtad” a Jiang o de otra forma ser despojados de sus puestos. Él concedió premios a las prisiones, campos de labores y a individuos que persiguieron Falun Gong más cruelmente.

“El apodo de Zeng, entre sus colegas en el partido comunista, se traduciría como el asesino de la máscara negra”.

Zeng es también uno de los fundadores de la oficina secreta “610”, una entidad extra gubernamental encargada de eliminar a Falun Gong. Bajo el mando de Zeng, se le concedió a la oficina 610, jurisdicción ilimitada para operar fuera del alcance de la constitución china y requisar cualquier ley nacional o local que pudiera ser un recurso para proteger las leyes.

El 29 de agosto de 2000, dos practicantes de Falun Gong en China continental presentaron una demanda contra Zeng (junto con Jiang Zemin y Luo Gan) por crímenes en la persecución de Falun Gong. Nueve días después, esos dos hombres fueron arrestados y puestos en prisión.

En octubre de 2002, ciudadanos y residentes de seis países presentaron conjuntamente una querella contra Zeng y otros dos altos funcionarios chinos en tres entidades de las Naciones Unidas. Las autoridades chinas secuestraron a uno de los familiares de los demandantes en China, aparentemente como represalia.

Acompañando a Zeng en el viaje a Sudáfrica estaba Bo Xilai, el ex alcalde de la ciudad de Dalian al noreste de China.

En un aparente intento de lograr favores con el entonces líder chino, Bo entusiastamente llevó a cabo las órdenes de Jiang Zemin de perseguir a Falun Gong desde 1999, esto resultó en la muerte de por lo menos 15 practicantes y cientos de casos de tortura durante su mandato en Dalian. Jiang Zemin, personalmente ascendió a Bo a gobernador de la provincia de Liaoning que, bajo el gobierno de Bo, se convirtió en una de las provincias más sangrientas para los practicantes de Falun Gong en China.

Se sabe que en el 2003, la provincia de Liaoning invirtió cinco millones de yuanes en Shenyang, para construir el primer complejo penitenciario de China, construido únicamente para encerrar a practicantes de Falun Gong. El enorme complejo cubre 1,3 kilómetros cuadrados.

El 9 de marzo de 2004, “amigos de Falun Gong” y la “organización para investigar la persecución de Falun Gong” presentaron una lista de 102 responsables claves de la persecución de Falun Gong al gobierno de EE.UU. Instando al gobierno a que prohíban a esas personas entrar en los EE.UU. El nombre de Bo Xilai está en esa lista.

En 22 de abril de 2004, Bo fue demandado en una querella que lo acusa de genocidio y tortura, mientras hacía una visita en Washington DC. De acuerdo con el oficial que le entregó la citación, al darse cuenta de que se le estaba presentando una demanda, Bo tiró los papeles al suelo y su personal atacó inmediatamente al oficial que fue a entregarle los papeles.

Bo Xilai está también entre la lista de acusados en una querella procesada por cuarenta practicantes de Falun Gong en Alemania, en la oficina federal de la fiscalía.

Más información sobre Zeng Qinghong y Bo Xilai

Patrón de violencia se extiende fuera de China

“Los ataques fueron llevados por individuos que podrían tener lazos cercanos con los consulados chinos o probablemente matones contratados por funcionarios de los consulados...”

Lo que está atrayendo la atención internacional de los disparos de la semana pasada en Sudáfrica, no son sólo los notorios antecedentes de Zeng y Bo contra Falun Gong en China, sino el hecho de que el ataque encaja con un patrón inquietante de violencia fuera de China que apunta a practicantes de Falun Gong.

 Poco después de que el líder chino Jiang Zemin iniciara la persecución de Falun Gong en 1999, aparecieron incidentes de funcionarios chinos amenazando, asediando y atacando a practicantes de Falun Gong, así como poniendo presión en funcionarios extranjeros, negocios y los medios de prensa libre alrededor del mundo para adoptar la postura de Jiang contra Falun Gong.

 De acuerdo con fuentes fiables dentro de China, ya en octubre de 2000, Jiang dio la orden de implementar una política para “intensificar la campaña [contra Falun Gong] fuera del país, conseguir más información y prevenir protestas”.

 Durante los últimos años, numerosos de casos de asedio o ataques físicos contra practicantes y partidarios de Falun Gong han sido documentados en los EE. UU., Canadá, Australia, Francia y otras naciones.

 Los ataques fueron llevados por individuos que se sabía tenían lazos cercanos con los consulados chinos o probablemente matones contratados por los consulados oficiales, encajando con el patrón de crímenes apuntando a practicantes de Falun Gong fuera de China.

 Algunos ejemplos:

• En el 2000, Rob Anders, miembro del parlamento canadiense fue agredido físicamente y amenazado mientras llevaba puesta una camiseta con el eslogan en apoyo a Falun Gong en una función llevada a cabo en la Cámara de los Comunes canadiense y presentada por la embajada de China.

• En el 2002, un inmigrante chino, que se sabe estaba involucrado con pandillas chinas, fue encontrado culpable de asalto por pegarle a practicantes de Falun Gong fuera del consulado chino en Chicago.

• En el 2003, el jefe de una asociación de negocios chinos en Nueva York, con lazos directos y públicos con el consulado chino, fue arrestado por liderar un ataque en grupo en contra de practicantes de Falun Gong.

Disparos con intención en Sudáfrica

Por lo menos cinco balas penetraron el coche conducido por David Liang, en los disparos de la semana pasada. La policía sudafricana está investigando el caso como un intento de homicidio.

Con respecto a los disparos de la semana pasada, hay un par de puntos que merece la pena mencionar. En un robo o tiroteo típico, las personas que dispararon se hubieran acercado al coche que estaba deshabilitado, pero en este caso escaparon inmediatamente sin tomar nada. ¿Cuál era su motivo, si no era el de robar?

El arma usada fue descrita como un rifle AK-47, no muy común en esa región y supuestamente muy difícil de obtener. ¿De dónde obtuvieron el arma? El conductor y los pasajeros acababan de llegar a Sudáfrica, sin previos lazos con personas en Sudáfrica, ¿cómo es que los que dispararon pudieron identificar a sus víctimas?

 ¿Quién puede querer atemorizar y deshabilitar un coche de perfectos desconocidos en Sudáfrica?

 Desde el evento de los disparos, Jing Shizhong, un columnista especializado en asuntos de China, comentó este incidente diciendo: “Zheng Qinghong le salió el tiro por la culata en Sudáfrica. Jing dijo que es muy probable que los que dispararon en este incidente y las pandillas que estuvieron involucradas sean asesinadas por Zeng para que el “caso quede cerrado”.

“Si Zeng y Bo están implicados en este caso, que se encuentra en investigación por la policía de Johannesburgo, esto encajaría con el patrón creciente de violencia a nivel mundial instigada por los funcionarios chinos y aquellos que son leales a Jiang Zemin y al mismo tiempo marca una escalofriante escalada en esta iniciativa de violencia”, comentó el portavoz del centro informativo Falun Dafa, Erping Zhang.

El señor Zhang agregó: “existe una palabra para esta clase de acciones – contratar a personas armadas para que lleven a cabo disparos desde un coche – para silenciar a los practicantes de Falun Gong: esto se llama terrorismo.”

Share article:   Digg   Facebook   Delicious   Stumbleupon