Resumen y recomendaciones del Informe Ejecutivo Anual 2008

11 de febrero, 2009

La represión a Falun Gong en China continental escaló severamente en 2008. Una cantidad significativa de evidencia, incluyendo relatos directos de víctimas, declaraciones de oficiales del gobierno chino y fuentes de terceras partes confiables, indican que el incremento de la persecución fue en gran medida gracias a los Juegos de Beijing. Oficiales chinos, bajo el auspicio de “asegurar unas Olimpiadas tranquilas” utilizaron el ambiente de seguridad estricta para detener arbitrariamente, torturar, y sentenciar practicantes de Falun Gong en todo China para re-educación a través del trabajo con sentencias de 2 años y medio o en prisión hasta 13 años.

En total, el Centro de Información de Falun Dafa (CIFD) recibió informes de que más de 8.000 practicantes fueron detenidos en el 2008. Informes de muertes por torturas y otros abusos en custodia continúan llegando de China casi diariamente.

Por tanto, aquellos que practican y apoyan a Falun Gong en China continúan siendo privados de un gran rango de derechos, garantizados en la constitución del país y bajo las obligaciones internacionales de China. Lo siguiente es una lista resumidas de los  hechos claves alrededor de la situación de Falun Gong en China, 2008:

Arrestos arbitrarios a gran escala: Miles de practicantes fueron detenidos alrededor del país durante el 2008. La mayoría fueron arrestados por ser conocidos como practicantes de Falun Gong por las autoridades, incluso si su identidad consistía en estudiar los principios de Falun Gong o practicar sus ejercicios de meditación en la privacidad de sus hogares. En muchos casos, los practicantes fueron arrestados por tener libros de Falun Gong o materiales relacionados, a menudo en registros realizados puerta a puerta por agentes de seguridad. Una vez detenidos, la práctica de someter a los practicantes a torturas severas, incluyendo abuso sexual y electro shocks con picanas, para forzarlos a renunciar a su fe, es moneda común.

Aumento en las sentencias, incluyendo largos términos en prisión: Se aumentaron las sentencias a trabajos forzados y prisión a los practicantes, dada la inexistencia total o lo inapropiado los de procesos judiciales. Muchas sentencias fueron entregadas hacia fin de año al término de las Olimpiadas y a la continuación de las detenciones antes de ser procesados. La mayoría de las sentencias iban de un año y medio a cinco años de duración, pero también se registraron sentencias de tanto como 30 años.

Más de 100 muertes: El CIFD documentó las muertes de 104 practicantes en el 2008 debido al abuso severo o negligencia bajo custodia policial. Durante los 16 días de las Olimpiadas solamente, se confirmó la muerte de 10 practicantes de Falun Gong. También surgió información adicional dirigida hacia la sustracción sistemática de órganos a los practicantes de Falun Gong en el 2008, particularmente la práctica de pruebas médicas sin fundamento. (véase www.organharvestinvestigation.net)

Esfuerzo nacional: Mientras un gran número de practicantes fueron detenidos, hostigados, y torturados en Beijing y otras ciudades anfitrionas de los Juegos Olímpicos, informes de abuso y directivas oficiales de apuntar a Falun Gong emergieron en todo el país. Según la Comisión Ejecutiva del Congreso en China (CECC): “Testimonios oficiales de la represión estaban disponibles en los sitios web de todas las 31 jurisdicciones de nivel provincial de China en 2007-2008.” Verdaderamente, una de las provincias con más muertes fue Heilongjiang, la cual no era anfitriona de los Juegos.

Rol de la Oficina 610: La oficina 610, una agencia de seguridad extra legal creada en 1999 para guiar la campaña contra Falun Gong, desempeñó el rol central en tomar y coordinar acciones en contra del grupo en 2008, incluyendo detenciones y vigilancias. Según al CECC, en abril, la oficina 610 central emitió “una directiva interna a los gobiernos locales de todo el país ordenando que realizaran actividades de propaganda” en contra de Falun Gong.

Abogados defensores acosados: Durante todo el año, un pequeño grupo de aproximadamente 20 abogados continuaron defendiendo a los practicantes de Falun Gong, a pesar de las directivas del partido prohibiendo tales cosas. En ocasiones repetidas en 2008, los abogados defendieron a los practicantes en la corte, presentando argumentos detallados de su inocencia y de la necesidad de observar más ampliamente las garantías constitucionales de libertad de religión. En todos los casos, los practicantes fueron sentenciados de igual modo, y muchos de los abogados conocidos por haberlos representado legalmente, y por haber aceptado otros casos sensibles continúan siendo acosados, vigilados, registrados, e incluso en detención o torturados en manos de las autoridades.

El tabú de los medios e Internet: Falun Gong permanece como el mayor tabú en cuanto a la cobertura tanto de los medios extranjeros como chinos que informaron desde China en 2008. La represión pre-Olímpica incluyó la detención y sentencia de practicantes encontrados en posesión, producción o distribución de folletos según su derecho de libertad de expresión. En todo el año, Falun Gong y los sitios web relacionados estuvieron entre los más sistemática y herméticamente bloqueados por El Gran Firewall de China,  incluyendo durante las Olimpiadas.

A pesar de la continua violencia de las autoridades, 2008 también vio algo de desarrollo alentador por parte de la comunidad internacional y de ciertos segmentos de la sociedad china. En respuesta a la violencia usada en contra de los practicantes, Amnistía Internacional publicó acciones urgentes en nombre de practicantes individuales con riesgo de tortura, mientras que el Comité en Contra de la Tortura de la ONU emitió una decisión de pedir una investigación independiente sobre el abuso a los practicantes de Falun Gong en custodia. Seguido por campañas con cartas de funcionarios de gobierno de Occidente y ciudadanos comunes en el mundo, dos practicantes con parientes en los Estados Unidos fueron liberados. Dentro de China, como se mencionó arriba, la tendencia que comenzó en años recientes, de prominentes abogados con voluntad de tomar dar un paso públicamente para defender a los practicantes de Falun Gong, continuó aumentando.

Una de las razones claves tanto para la actual campaña de brutalidad y el aumento en el apoyo de la sociedad sería aparentemente la continua habilidad de los practicantes para repartir grandes cantidades de materiales impresos donde se describe en detalle la persecución como también los crímenes cometidos, vistos más ampliamente, por el PCCh en contra de la sociedad china. De este modo, mientras que algunos analistas han dicho que los esfuerzos del PCCh para silenciar a los disidentes cerca de los Juegos sería la causa principal para la represión en el 2008, esto no parece explicar completamente las medidas tomadas en contra de los practicantes de Falun Gong. Dada la ola de arrestos y sentencias durante el periodo pre-Olímpico de términos a varios años, parecería que más bien el partido aprovechó la necesidad de realizar unos Juegos “seguros” como excusa para avanzar más en la ya casi campaña de persecución de una década, limitar la distribución de información parece amenazar su poder, y moverse más cerca del intento de “erradicar a Falun Gong.”

Dada los siguientes hallazgos, el Centro de Información de Falun Dafa hace las siguientes recomendaciones a la comunidad internacional:

Los gobiernos deben asegurarse que sus relaciones/actividades no abren paso a más muertes: Las naciones deberían realizar una revisión completa de sus compromisos/actividades con el régimen chino y asegurarse que ninguna de las políticas facilitan o sirven como catálisis para que los oficiales chinos agraven la represión a Falun Gong. Los encuentros de este informe muestran que el PCCh usará cada oportunidad como los Juegos para avanzar en su agenda para erradicar a Falun Gong.

Los gobiernos y ONGs deben asegurarse que Falun Gong permanezca como un componente clave de cualquier conversación o acción con respecto a los derechos humanos en China. Los practicantes de Falun Gong permanecen como la población más grande de prisioneros de consciencia en China hoy. La postura absoluta del PCCh de no revertir esta política de perseguir a Falun Gong no se puede permitir si se desea hacer una excepción para mejorar los derechos de un gran segmento de los ciudadanos chinos. Hacerlo, sería para permitir que el PCCh dicte sus propios términos de política en derechos humanos.

Otros países deberían ofrecer protección a los refugiados de Falun Gong. Los gobiernos deben asegurarse de que sus mecanismos para recibir y proveer seguridad a las víctimas de persecución religiosa estén completamente disponibles para los practicantes de Falun Gong. Este informe muestra claramente el peligro que los practicantes de Falun Gong enfrentan en China, incluyendo aquellos que practican en la privacidad de sus casas. Varias de las víctimas muertas por tortura en 2008 eran personas que no fueron detenidas originalmente por alguna acción tomada, sino porque simplemente fueron identificados como practicantes.

Los activistas de derechos humanos deberían intentar todas las entradas posibles para una investigación en la persecución, lo cual ha estado creciendo firmemente en estos meses. Notablemente, aumenta el número de abogados chinos defendiendo públicamente a Falun Gong en cortes chinas y a menudo son testigos del sufrimiento de sus clientes.

Los medios principales deberían investigar e informar sobre la situación de Falun Gong, lo que va más allá del sufrimiento de los practicantes en sí, informar en detalles sobre las condiciones más amplias de la vida moderna en China, su gente y su influencia en la comunidad internacional. La mayoría de los medios obviaron varias historias críticas cerca de las Olimpiadas relacionadas con arrestos y detención de practicantes de Falun Gong, y lo que estas significaban para la dirección del estado moderno chino.

Share article:   Digg   Facebook   Delicious   Stumbleupon