Suscríbase a nuestro boletín para recibir un resúmen de las noticias en su casilla de correo electrónico.

Las enseñanzas de Falun Gong tienen base en la cultura tradicional y ortodoxa de China

Es cierto que la homosexualidad no es condonada para los practicantes, así como no es condonada por el Budismo. Sin embargo, no condonar la homosexualidad y condenar a los homosexuales son dos acciones completamente diferentes.

También, en nuestro método de cultivación no solo no es condonada la homosexualidad sino también la promiscuidad o relaciones sexuales antes del matrimonio. Hasta dentro del matrimonio se nos alienta a eliminar la emoción de la lujuria.

La práctica de Falun Gong, así como el Judaísmo, Catolicismo y Budismo, está basado en una antigua tradición de cultivación basado en requisitos estrictos para sus practicantes, porque el objetivo último para sus seguidores es alcanzar la perfección a través de la iluminación.

Todas estas enseñanzas, incluyendo a Falun Gong, enseñan que el apego a la lujuria y al deseo sexual es considerado el principal obstáculo en el camino para alcanzar la iluminación, y que la actividad sexual está reservada para la procreación dentro del marco del matrimonio.

Falun Gong enseña que hay retribución de ye en el universo, la Ley de “causa y efecto”, o “todo lo que uno da, vuelve”. Entonces, si tenemos pensamientos negativos hacia otros, o tratamos a otros con malas intenciones, vamos a tener que pagar personalmente por esto en el futuro con nuestro propio sufrimiento. El propósito de la cultivación es mirarse internamente y mejorar el corazón—no el juzgar a otros, y jamás dañar a otros intencionalmente.

Entonces pueden ver que esto no se trata de odio en lo absoluto, sino de elegir seguir los requisitos dispuestos para nuestros cultivadores. Requisitos que no imponemos sobre otros. Falun Gong no juzga a la gente ni a sus estilos de vida, solo hace recomendaciones para individuos que eligen practicar Falun Gong.

Otra analogía podría ser que si alguien le pregunta al Dalai Lama si el condona la homosexualidad, me imagino que el probablemente sonreiría y diría que todas las personas son iguales en este mundo. No creo que el intente imponer la opinión de su fe—que tampoco condona la homosexualidad—en la sociedad.

Si uno no está de acuerdo con los principios sobre la homosexualidad o la promiscuidad presentes en las enseñanzas de Falun Gong o en otras religiones como el Budismo está bien. Por cierto, la diversidad es una calle de doble mano en la que no podremos estar de acuerdo todo el tiempo. Pero bajo todas las circunstancias deberíamos ser genuinamente bondadosos los unos con los otros con sinceridad.

Espero que mi explicación sea clara. Todos debemos combatir la intolerancia, y decir que a Falun Gong “no le gusta la homosexualidad” o que Falun Gong piensa que “la homosexualidad está mal” planta una semilla en la mente de la gente para considerar que Falun Gong se basa en la intolerancia, cosa que no es cierta. Simplemente elegimos seguir lo que creemos para el propósito de alcanzar la iluminación espiritual y permitimos que otros elijan lo que consideren sin juzgarlos.

Share article:   Digg   Facebook   Delicious   Stumbleupon