La Vida Bajo la Persecución

17 May 2008

Practicantes de Falun Gong exhiben pancartas en la plaza de Tiananmen como protesta pacífica mientras se acerca un  policía

Practicantes de Falun Gong exhiben pancartas en la plaza de Tiananmen como protesta pacífica mientras se acerca un policía

Para las decenas de millones de personas en China que practicaban Falun Gong en 1999, su vida como practicantes de Falun Gong ha cambiado radicalmente en los últimos años, aunque la práctica en sí misma se mantiene inalterada.

Desde julio de 1999, los practicantes de Falun Gong han sido víctimas de grandes violaciones a los derechos humanos y  privaciones en manos de las autoridades comunista chinas, que prohíben oficialmente la práctica. Sin embargo, todos los indicadores, incluyendo fuentes en China, indican que millones continúan la práctica a pesar del edicto del Partido Comunista.

La vida al igual que Falun Gong ha impactado a China en muchos aspectos.

Primero, la práctica de Falun Gong propiamente - sus ejercicios, meditación, y estudio de las enseñanzas - se hizo clandestina bajo el aparato represivo estatal. Es decir, cualquier expresión pública de Falun Gong, tales como practicar sus ejercicios en un parque, seguramente provocará ser arrestado y muy posiblemente graves consecuencias. Las reuniones privadas están prohibidas así como también conversación por Internet.

Esto ha afectado a las relaciones sociales y generado nuevas características; la comunidad se ha reconfigurado en una escala más local, y tal vez, personal. Se realizó muy scasa investigación sobre qué significa esto exactamente para la identidad de Falun Gong.

Irónicamente, el cambio es que la controversia de Falun Gong en China se ha vuelto cada vez más internacional, al tiempo incluso se vuelve menos público, la comunidad central de practicantes es ahora virtual, es decir, por Internet, en la forma de un sitio Web (Minghui-es.org), administrado desde Occidente. Pero incluso la viabilidad de esta comunidad no se garantiza sin grandes esfuerzo; simplemente para acceder a sitios Web de Falun Gong se requiere de una tecnología sofisticada, debido al bloque de Internet ejercido por el  Partido Comunista.

El segundo gran acontecimiento es una notable campaña para poner fin a la persecución y a sus múltiples efectos negativos. Un esfuerzo civil de enormes - y todavía crecientes - proporciones ha surgido en respuesta al injusto,  y, frecuentemente, brutal  trato hacia el grupo.

Ciudadanos comunes se han levantado para realizar cosas extraordinarias al respecto, a menudo poniéndose a sí mismos frente a enormes riesgos por el bien de sus principios.

Una característica de este esfuerzo consiste en tratar de deshacer los efectos de las repetidas oleadas de la abrumadora y distorsionada propaganda producida por el gobierno chino. Falun Gong se ha esforzado para obtener información confiable y objetiva acerca de su práctica por parte de sus conciudadanos. Esto ha asumido una variedad de formas, tales como realizar envíos de material informativo por correo; distribuir clandestinamente  folletos informativos; enviar de mensajes de correo electrónico, hacer llamadas telefónicas, distribución de panfletos en mercados; frecuentar salas de chat en Internet, y así sucesivamente.

Una segunda característica es tratar de exponer más ampliamente las violaciones de los derechos humanos cometidas por régimen comunista chino. Esto supone muchas de las mismas formas mencionadas en el párrafo anterior (y a menudo, de hecho, ambos esfuerzos se superponen), así como la recopilación y difusión de información al exterior. Publicando detalladamente los abusos de la policía en sitios Web internacionales y enviándoselas  a los grupos de derechos humanos puede resultar en un poderoso elemento de disuasión a nivel local. Las afiches pueden aparecer en postes de luz, carteles, y en cualquier superficie disponible localmente en China. Otro enfoque ha sido realizar llamadas telefónicas a campos de trabajo forzado y prisiones, donde los abusos son más graves, y confrontar directamente a los responsables.

(Para un recuento detallado de los esfuerzos de los practicantes de Falun Gong en China, vea “Resistencia Pacífica”)

Mientras este genocidio se está llevando a cabo en China, también ha impactado las vidas de los practicantes de Falun Gong en todo el mundo desde 1999.

Una de las razones es que las autoridades chinas han exportado su campaña, por así decirlo, al exterior. Se sabe que numerosos agentes chinos  han realizado tareas para intimidar, disuadir, presionar a seguidores de Falun Gong (así como también a quienes los apoyan) en Occidente. Las tácticas han sido tan severas que han provocado que se emita una resolución, específica sobre este asunto, en ell Congreso de EEUU. (resolution)Los practicantes han encontrado los neumáticos de sus automóviles pinchados; sus hogares dañados y saqueados; han recibido llamadas de amenaza de muerte y de acoso; sus computadoras han sido infiltradas, e incluso, en varios casos, han sido agredidos físicamente.

La combinación de estas agresiones directas, junto con la preocupación por el bienestar de los practicantes en China, ha llevado a los practicantes de Falun Gong en Occidente y en otras partes de Asia a adoptar una amplia variedad de medidas en respuesta.

El enfoque es al que se refiere colectivamente en el vocabulario de Falun Gong como "aclarar la verdad" sobre lo que está pasando), o "jiangqing zhenxiang" en chino.

Entre los más notables de estos es quizás la variedad creativa de las actividades públicas. En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, se realizó una campaña para llamar a la conciencia a lo largo de un año en el que fueron cientos de voluntarios a realizar exhibición de torturas en las calles, entregar periódicos y volantes, participar de marchas, recolectar firmas, realizar vigilias y contactar escuelas, además de otros eventos.

Es de destacar que todas estas iniciativas han sido totalmente auto-financiadas, y suelen ser iniciadas por las mismas personas que participan, convirtiéndolo en un verdadero movimiento civil.