Tortura física

El rostro de Gao Rongrong, una mujer de 36 años después de haber sido desfigurada con picanas eléctricas. La Sra. Gao murió torturada en el 2005.

El rostro de Gao Rongrong, una mujer de 36 años después de haber sido desfigurada con picanas eléctricas. La Sra. Gao murió torturada en el 2005.

La tortura bajo custodia se ha llevado miles de vidas de practicantes de Falun Gong desde que el partido comunista comenzó a perseguirlos en el año 1999.

Si bien anualmente se documentan casos de torturas en todo el mundo, Falun Gong representa el grupo más grande torturado. En el Informe sobre Torturas del Relator Especial de las Naciones Unidas del 2006, dos tercios de los casos enumerados de torturas en China, eran de Falun Gong.

Organizaciones de derechos humanos han documentado más de 38.000 casos de abuso severo o tortura a practicantes de Falun Gong. En las más de 3.300 muertes confirmadas de Falun Gong en China, al vasta mayoría fueron por torturas.

Usado durante décadas por la policía del partido comunista para extraer confesiones de sospechosos y objetivos de campañas políticas, la tortura ahora es usada contra Falun Gong para forzarlos a renunciar a su fe. Se usan técnicas de tortura tanto físicas como mentales (estas se describen en la sección de lavado de cerebro), aunque la diferencia entre ambas no está muy clara.

La combinación de tortura física y mental se puede apreciar en los breves extractos del Washington Post, el cual describe una pesadilla típica que muchos practicantes de Falun Gong sufren en China:

En una comisaría en la parte occidental de Beijing, Ouyang fue desvestido e interrogado por cinco horas. “Si respondía mal, es decir, si no decía ‘Sí’, me electrocutaban con una picana eléctrica,” comentó.

Luego, fue transferido a un campo de trabajos forzados en los suburbios de la parte occidental de Beijing. Allí, los guardias le ordenaron que mirara la pared. Si se moví a, lo electrocutaban. Si se caía de fatiga, también.

Cada mañana, tenía cinco minutes para comer y asearse. “Si no lo hacía, tenía que hacerme en los pantalones,” dijo. “Y por eso también me electrocutaban.”

Para el sexto día, Ouyang dijo que ya no podía ver claramente por estar parado mirando fijo la pared de yeso a tres centímetros de su cara. Sus rodillas se doblaban, lo que provocaba más golpizas y electro shocks. Se rindió ante las demandas de los guardias.

En los tres días siguientes, Ouyang denunció las enseñanzas, gritando a la pared. Los oficiales continuaron electrocutándolo en el cuerpo y como consecuencia defecó encima varias veces. Finalmente, el décimo día, el repudio de Ouyang hacia el grupo fue considerado suficientemente sincero.

Fue llevado ante el grupo de prisioneros de Falun Gong y renegó de ellos una vez más, mientras una cámara de video tomaba todo. Ouyang dejó la cárcel y entró en una clase de lavado de cerebro. Veinte días más tarde después de debatir sobre Falun Gong por 16 al día, se “graduó.”

(John Pomfret and Philip P. Pan, August 5, 2001, artículo completo)

Defensores de los derechos humanos también han compilado más de 100 métodos de torturas corporales usados contra Falun Gong. Abajo unos ejemplos de tales métodos. Más detalles de los ejemplos se pueden encontrar en el índice de la derecha.

Golpizas

Bajo custodia, los practicantes de Falun Gong reciben golpizas brutales, a veces causando su muerte. El uso de diferentes dispositivos para golpearlos ha sido documentado entre algunos casos conocidos: palos de Madera, barras de acero y metal, látigos hechos de alambre de cobre, astillas de bambú, picanas eléctricas, tablas de madera, juncos, cables de acero grueso, látigos de soga y látigos de cable eléctrico.

Perforaciones

Las yemas de los dedos son perforadas con agujas y astillas de bambú, las cuales también son insertadas bajo las uñas. En muchos casos, los torturadores extraen las uñas de raíz por estas torturas. Los pechos de las mujeres también son perforados con alambres filosos.

Alimentación forzada

La alimentación forzada es un método muy usado contra los practicantes, y ha sido causante de muerte del 10% aprox. de todos los casos documentados. La alimentación forzada normalmente la realizan empleados del campo de trabajo quienes no tienen entrenamiento médico, o a veces por reclusos criminales quienes son forzados a ayudar. Tubo de goma sucios son introducidos en la nariz del practicantes hasta el estómago, a menudo causando daño o ruptura del tejido; a veces el tubo entra en los pulmones. El “alimento” es casi siempre algo irritante, como salmuera concentrada, aceite con ají picante, agua hervida, detergente, o incluso heces humanas.

El 2 de junio de 2001, tres guardias de un campo de trabajos forzados intentaron forzar a Tan Yongji (foto de arriba) a firmar una “declaración de arrepentimiento” renunciando a Falun Gong. Cuando se negó, los guardias intentaron atarlo a un palo, calentaron una barra de acero en un horno hasta que quedó candente, y comenzaron a aplicárselo en las piernas. El dolor era tan insoportable que Tan perdió el control de sus intestinos y vejiga. Los guardias presionaron la barra en sus piernas 13 veces, moviéndola en sobre la carne, preguntándole todo el tiempo si renunciaría a su creencia en Falun Gong.

El 2 de junio de 2001, tres guardias de un campo de trabajos forzados intentaron forzar a Tan Yongji (foto de arriba) a firmar una “declaración de arrepentimiento” renunciando a Falun Gong. Cuando se negó, los guardias intentaron atarlo a un palo, calentaron una barra de acero en un horno hasta que quedó candente, y comenzaron a aplicárselo en las piernas. El dolor era tan insoportable que Tan perdió el control de sus intestinos y vejiga. Los guardias presionaron la barra en sus piernas 13 veces, moviéndola en sobre la carne, preguntándole todo el tiempo si renunciaría a su creencia en Falun Gong.

Quemaduras con hierros calientes

Cientos de practicantes han denunciado haber sido quemados con cigarillos, encendedores, fuego, hierros, o barras al rojo vivo.

“El calabozo de agua”

En el calabozo de agua, el detenido pasa varios días en una oscuridad total dentro de una jaula pequeña inmersa en agua hasta el pecho. A menudo el agua viene de las cloacas servidas. Algunos detenidos han muerto en tales condiciones, mientras que otros se han vuelto locos por esta tortura.

Picanas eléctricas de alto voltaje

Las picanas eléctricas de alto voltaje se usan para electrocutar a los practicantes en sus áreas sensibles y privadas como también dentro de sus bocas, en el tope de su cabeza, genitales, nalgas, etc. A veces usan varias picanas a la vez en diferentes partes del cuerpo. Las víctimas dicen que sienten un olor a carne quemada que inunda el aire durante la tortura.

Share article:   Digg   Facebook   Delicious   Stumbleupon