Maltrato psicológico

La meta de forzar a las personas que practican Falun Gong a renunciar a sus creencias y cooperar con las autoridades ha sido, desde el inicio, una parte central  de la campaña del partido comunista.

Mientras que cada forma de tortura física involucra tortura mental también (ya sea ser forzado a estar despierto por más de una semana o electrocutado en los genitales), los practicantes de Falun Gong también han sido específicamente víctimas de persecución psicológica. Esta tiene dos formas: lavado de cerebro y tortura psiquiátrica.

El lavado de cerebro es el más difundido, con instalaciones en al menos 21 de las 22 provincias de China continental, y cuatro de las cinco “regiones autónomas.” Estas clases de lavado de cerebro también se realizan en los niveles administrativos: provincial, municipal, condado, y de poblados. Según un análisis, la densidad de las instalaciones de lavado de cerebro es mayor que la de las prisiones, campos de trabajo, y hospitales mentales (informe)

Reeducación

El lavado de cerebro a menudo incluye la tortura física (ver sección tortura), con el objetivo de “transformar”, o reprogramar a los practicantes al punto de en el que abandonen su práctica espiritual. Las autoridades prometen a los practicantes que su ordalía terminará una vez que firmen la “declaración de garantía” de tres hojas, mostrando un entendimiento “correcto” sobre Falun Gong, prometiendo nunca más protestar, revelando información sobre amigos y familia que practican Falun Gong.

La angustia mental no termina allí, ya que el practicante transformado se le requiere inmediatamente no solo dejar de creer en Falun Gong, sino ponerse en contra. Una vez que la declaración de transformación es firmada, a menudo llevan al practicantes frente a las cámaras de TV y se les pide que lean su declaración con su “nuevo entendimiento” sobre Falun Gong para generar materiales de propaganda; si la declaración no muestra el suficiente arrepentimiento o no es suficientemente irrespetuosa con Falun Gong y su fundador, se repite el proceso.

Más tarde el recientemente “transformado” es rápidamente obligado a tomar un rol activo en transformar a otros practicantes detenidos. Aquellos que prueban ser particularmente capaces son incluso llevados de gira por otras prisiones o campos de trabajo para asistir en los intentos de transformación allí. Los prominentes son usados en los intentos de cambiar las percepciones internacionales de Falun Gong, como cuando los diplomáticos de la RPC llevaron al residente americano, Teng Chuyan, para visitar las oficinas del congreso.

Cómo quebrar a un practicante

Los relatos de practicantes de Falun Gong que han surgido, a menudo mentalmente atemorizados, de las prolongadas sesiones de lavado de cerebro revelan que la metodología del equipo se ha vuelto cada vez más sofisticada con el tiempo. Aún así, el enfoque básico consiste en lo siguiente:

1. Aislarlos y encerrarlos, ya sea solos o con otros criminales.

2. Despojarlos de su ropa y dignidad personal, taladrar su mente diciéndoles que son criminales que han cometido un crimen terrible, gente con problemas mentales peligrosos.

3. Prohibirles dormir durante días; si se duermen despertarlos con un golpe o un sonido fuerte. Seguir haciendo esto hasta que no pierda la noción del tiempo o dejen de recordar los detalles de su vida.

4. Forzarlos a ver 10 horas diarias de videos que demonizan Falun Gong, y especialmente, su fundador, Li Hongzhi. Reproducir los videos con un volumen muy alto sin dejarlos mirar hacia otro lado.

5. Convencerlos de que la única forma de ser libres es firmando la declaración de garantía y que todo estará bien una vez que lo hagan.

6. Traer a los padres, hijos, y parientes para que intervengan llorando y pidiéndoles de rodilla que regresen a casa. Traer al cónyuge para que los amenace con el divorcio.

7. Amenazar y si es necesario, dejarlos sin trabajo, pensiones, o universidad. Amenazar que sus familiares también perderán sus salarios y educación.

8. Traer a practicantes de Falun Gong antes transformados (idealmente alguno que conocía de antes) para ayudarlos “a ver la luz.” Alternar sesiones cara a cara con otras donde hay mucha gente hablando al mismo tiempo.

9. Decirles que Falun Gong está prohibido en todo el mundo, ya que hay un acuerdo internacional de que es igual a Aum Shinrykiyo y otras “sectas perversas.” Puede ser que al principio no lo acepten por eso lo repiten miles de veces diariamente por semanas o meses.

10. Reemplazar Falun Gong por medio de instalar en sus mentes otras ideologías, sea Marx (hacerlos leer la historia de Lei Feng, las obras selectas de Mao Zedong, etc.) y, si eso falla, darles la biblia, las escrituras budistas, etc.
11. Golpearlos

12. Decirles que todo esto es por su propio bien

Lo mencionado, claro, no incluye la violencia física extrema y el abuso sexual detallado en otras secciones de este sitio o el uso de drogas psicotrópicas descritas abajo.

John Pomfret y Philip P. Pan del Washington Post proveen un vívido relato de cómo la tortura física y mental son combinadas en los esfuerzos de quebrar a Falun Gong (noticia). Las personas que han atravesado este proceso lo describen como “la muerte espiritual.” (testimonio)

Una vez liberado de la clase de lavado de cerebro, los practicantes sus familiares son obligados a pagar retroactivamente la matrícula, habitación y al personal su tiempo allí. (Informe)

Cientos, sino miles de Falun Gong han sido torturados en un asilo mental, donde les inyectan drogas psicotrópicas desconocidas (más sobre la tortura psiquiátrica)

Sin embargo, para muchos estos intentos de transformaciones han probados ser procesos dolorosos pero inútiles. Después de regresar a casa y ajustarse a si mismos de la traumática experiencia, la mayoría reasume su práctica de Falun Gong.

Algunos incluso publican declaraciones en Internet nulificando las cosas que firmaron por coerción en contra de Falun Gong. Según el sitio web de Falun Gong, Minghui.es.org, donde tales declaración son publicadas como “declaraciones solemnes”, para marzo del2008 se publicaron más de 380.000 de tales declaraciones.

Share article:   Digg   Facebook   Delicious   Stumbleupon