La Oficina 6-10

La Oficina 6-10, nombrada así por su fecha de creación, 10 de junio de 1999, es una fuerza policial vestida de civil, responsable de llevar a cabo la misión de eliminar a Falun Gong.

Diagram of the 6-10 Office structure, from the Communist Party's seat of power -- the Politburo -- down to neighborhood committees and village offices.

Diagram of the 6-10 Office structure, from the Communist Party's seat of power -- the Politburo -- down to neighborhood committees and village offices.

Establecida por el ex líder del partido comunista, Jiang Zemin, y anunciada en un discurso dirigido a la elite de los mandos un mes antes de que Falun Gong fuera prohibido, este organismo existe fuera del marco legal de China.

Jiang le concedió un amplio rango de poderes y la autoridad de usar “cualquier medida necesaria” para erradicar a Falun Gong. Operando en una atmósfera de impunidad incluso después de que Jiang fuera reemplazado por Hu Jintao, la oficina 6-10 se destaca por su regular uso de tortura extrema.

En su libro “Una China más justa” (broad Press), el abogado de derechos humanos, Gao Zhisheng, describe el alcance de las prácticas de la oficina 6-10.

“El acto inmoral que más estremece mi alma es la práctica regular de la oficina 610 y los policías que atacan los genitales de las mujeres,” escribió Gao en el 2005 después de su investigación. “De aquellos perseguidos, casi todos los genitales y senos de las mujeres y todas las partes privadas de los hombres fueron sexualmente atacadas de la manera más vulgar.” (carta completa)

Además del abuso y las torturas, los agentes de la oficina 6-10 también administran sentencias de trabajo esclavo y secuestran a los practicantes de Falun Gong directamente de sus casas a centros de lavado de cerebro.

Pero su poder real yace en su habilidad para dirigir la campaña contra Falun Gong detrás de la escena. Con el uso de recompensas y un sistema de incentivos, además de aferrarse a la burocracia persuasiva y existente en el partido, la oficina 6-10 es responsable de supervisar todos los aspectos de la campaña contra Falun Gong; desde controlar el sistema criminal de justicia a reunir inteligencia en el extranjero a través del ministerio de asuntos exteriores para infiltrarse en las universidades chinas más prestigiosas.

A pesar de que los oficiales del partido han negado externamente la existencia de la oficina 6-10, un gran rango de declaraciones públicas, documentos internos, y testimonios refutan tales dichos. En vez de eso, la evidencia disponible describe una enigmática pero poderosa entidad que opera como la mafia pero que está dirigida oficialmente; una organización excesivamente violenta que penetra la sociedad china pero solo es conocida por aquellos que trabajan para ella como también, claro, aquellos que la sufren.

Share article:   Digg   Facebook   Delicious   Stumbleupon